lunes, 31 de octubre de 2011

DECIMAS Y DECIMISTAS

DÉCIMAS Y DECIMISTAS

Cuando usted oyere decir
Que Enrique Mata murió
En tierras de Barlovento.

      Quien así saluda en coplas es Enrique Mata. Porque Enrique Mata es un gran decimista, conocido en todo Barlovento, donde se cultiva la décima lo mismo que el plátano o el maíz. Las décimas salieron siempre a relucir  en los tradicionales velorios de mayo. De modo que mayo con sus velorios de cruz y junio con su fiesta sanjuanera, se unen para alegrar un poco la vida casi mística que hasta hoy se lleva en Barlovento. El comentario de la décima puede ser festivo o serio, popular o histórico.
       Hay motivos “a lo divino”,  “a lo humano”, por “mitología” y “por argumento”. Así va el poeta popular regando con su intelecto campesino una poesía sencilla y pura. En los velorios de mayo, que se hacen por promesas por mero espíritu de diversión, suelen haber duelos de coplas entre los decimistas, que agotando todos sus recursos a fuerza d ingenio, libran una interesante batalla en coplas. El compositor  de décimas tiene que estar por lo menos inteligenciando en algún conocimiento, pues a veces, cuando menos lo espera, se ve “forzado ante un tema” y discretamente tiene que batirse en retirada. Sin embargo, hay decimistas que componen magistralmente “al partir”, es decir, cuando la décima es por argumento. Conviene que el decimista tenga una clara dicción. Saber también de todo un poco, “para no ……  en preguntas”, pues entre los decimistas hay tópicos a cual más diversos para discurrir. El verso libre en la décima suele ser por cuatro seis o diez. Un ejemplo de composición por cuatro lo tenemos en este juego de palabras, original de VALERIANO RONDÓN:

Principia por ponderar
Por poner por pareceres
Poniendo puros placeres
Por pasión particular…

Una composición por seis, de ENRIQUE MATA:

Cuando usted oyere decir
Que Enrique Mata murió
En tierras de Barlovento,

Ya se acabó ese talento
Ya todo se terminó
Ya no hay más que referir…


¿Qué hay en el “más allá”? GILBERTO LIENDO Y AGAPITO SOLORZANO dan su teoría en este “argumento”. Nótese que el primero se expresa en cuatro y seis, por “no gustarle argumentar” con los amigos.

Liendo:
Dicen varios eminentes
Que han visto libros profundos
Y que después de este mundo
Hay otros seres vivientes.

Solórzano:
Yo convengo que un leído
De acuerdo con su instrucción
Me dé cierta explicación
De lo que ha visto u oído
Pero no decir que ha ido
Donde hay seres oyentes
 Porque el Dios omnipotente
Jamás a tierra ha bajado.
El vocablo está explicado
 Dicen varios eminentes.

Liendo:
Pero un misterio escondido
Interpone nuestra vida
Que ningún alma nacida
Da razón del más allá.
No sé si mañana habrá
Pero actual…no hay quien diga.

Solórzano:
También puedo convenir
Que un hombre por rapidez
Diga que fue alguna vez
Y después volvió a venir;
Ya eso cambia el decir
Por derecho tan rotundo
Quien no dice en un segundo
Lo que se ponga en los labios,
Por echárselas de sabio
Que ha visto libros profundos.

Liendo:
Quien habla de lo profundo
Habla por suposición:
Nadie puede dar razón
Qué habrá después de este mundo.

Solórzano:
Capaz sea que un poeta
Diga si le da la gana
Que Dios con su grande fama
Hizo el mundo un secreto.
Y decir que vio un planeta
En un sueño moribundo
El visitó el firmamento
 Y puede decir que es cierto
Que más allá hay un mundo.
Liendo:
Ni un ser que esté moribundo
Puede hablar de ese misterio
Porque no tiene criterio
Es decir, por que no ha muerto,
 Pero una cosa es cierta
Que el muerto va al cementerio.



Solórzano:

Nunca he leído ni he visto
Pero sí soy de opinión
Que éste o aquel autor
Ignoran a Jesucristo.
Aquí está el caso concreto
Como el que tengo presente:
Yo no creo conveniente
(O en esto mi mente yerra)
Que más allá de la Tierra
Haya otros seres vivientes…


Esta es una a lo humano de ENRIQUE MATA:

A este mundo hemos venido
Limpios, desnudos, sin real,
Nada vamos a llevar
Tan solamente el vestido
Nosotros hemos nacido:
Morimos en una cama.
Se oyen dobles de campana
Para el que están enterrando.
La familia va llorando
Si yo me muero mañana


En un triste camposanto
Me darán la sepultura
Y la tumba me asegura
El nombre con gran encanto
Se fijarán unos tantos
Que me llevan a enterrar
Aquí suele reposar
El difunto que murió,
Ya mi vida terminó
¿Qué admiración puede causar?
Nada somos en la vida
Somos lo mismo que el viento
Que de momento a momento
Esperamos la salida.
En la tierra bendecida
Todo viene a terminar
¿Y quién se vuelve a acordar
Del que murió y se halla ausente?
Donde dirán los dolientes
Nacimos y somos mortal.


A lugar desconocido
Donde más nunca volver
Ya se terminó el placer
Todo cuanto se ha vivido
Lo que hemos conseguido
Se acaba y queda la fama
Como la flor en la rama
Que se cae en el momento
Venimos al firmamento
Y la tierra nos reclama…


Esta es “a lo divino” de GILBERTO LIENDO:

Cuando la Virgen marchaba
A Egipto a salvar su niño
Cuenta que halló en el camino
Un agricultor que araba
Aquel hombre trabajaba 
Inundado de sudor,
Y la Virgen con amor,
No porque era curiosa
Le preguntó cariñosa:
¿Qué siembras buen labrador?


 El hombre aquel se enojó
Y la vio con menosprecio
Y su trabajo más recio
Con afán lo prosigue
La virgen no se enfadó
Porque era Flor de Paz
Y con deliciosa faz
Lo cubrió de bendiciones:
¿Qué vas a sembrar, buen hombre,
Que arando la tierra estás?


Por fin el hombre egoísta
En su tercera pregunta
Apurando más su yunta
Con su garrocha maldiciendo
Y sin levantar la vista y
Con voz menospreciadora
Después de mucha demora
Sintiendo una gran molestia
Le contestó aquella bestia:
Yo siembro piedra, señora.


A los tres mese después
De la mencionada fecha
Fue el hombre a ver su cosecha
Con solícito interés
De la cabeza a los pies
Tembló cual nunca jamás:
Piedra encontró nada más
Pues él mismo se maldijo
Cuando la Virgen le dijo
Pues piedra cosecharás…
Esta es por experiencia de AGUEDO SUÁREZ:

Si uno sale bien vestido
Y el bolsillo lleno de plata
Pues todo el mundo lo acata
Como hombre distinguido
Pero es por el vil sonido
Del miserable metal
Lo comienzan a elogiar
Presentándole amistades
Que son por eternidades
Mientras puedas trabajar.

Halagüeños, cariñosos,
Encuentras esos amigos
Procuran andar contigo
Porque eres bondadoso,
Pero si el destino hambroso
Cambia la suerte fatal
Al ver que no tienes real
Todos se te quedan mudos
Y no te dan un saludo
El día que te vean mal.



Si a leguas te ven pasar
Te conocen como un plano
Dicen allá va Fulano
Y te salen a encontrar.
De allí depende el gastar
Y todos llegan bebiendo,
Muchos terminan comiendo
Con otros que van llegando
Y al paso que vas gastando
Amigos vas consiguiendo.

Triste y sólo pasarás
Miles de necesidades
Porque aquellas amistades
Junto a ti no la verás.
Lo contrario: más y más,
Todos se van disimiendo
Y como vas decayendo
 Con el paso de los años
Ya verás tu desengaño,
Todos se te van huyendo…

Dan ganas de tomar cuando habla SALUSTIANO PÉREZ:

Al que me hable de bebidas
Yo le hablo mucho más:
Pues acabo de tomar
El gran amargo de sidra
Quiero que alguien me diga
Si ha tomado blanco Gancia
Pues pasé por mi garganta
Vino de Tucancamé
En un botiquín tomé
Amargo puro de Guanta

Tomé en Cabo Codera
Champaña de la mejor
Tomé un vino superior
Que es Jerez de la Frontera
También tomé Ponche Crema
Del de Heliodoro González
Tomé un vino muy suave
Tinto Rioja Gualdepeña,
Siendo las copas pequeñas
Como todo el mundo sabe.


En el botiquín Central
Tomé la ginebra Vols.
Tomé brandi del mejor
Acabado de llegar
Tomé el gran vino Yopar
Y el rico Oporto J,
Del que en España se bota
A diez pesetas botella
En el botiquín la Iberia
Me volví una pipa rota.


Queje  Figueroa tomé
  Vino superior Marsala
También tomé en una sala
El famoso Plush-Café
Cerveza, también tomé
Como al estilo de Holanda
Gocé de esa parranda
Como bien lo demostré,
Pues allí fue que tomé
Anís de primera banda.

Estas niñas modernas…vistas por AMADOR CUFAT:

Donde hay cuatro señoritas
Presumiendo ser honestas
Ahí va usted los días de fiesta
A pasar la visita
Le sale la más chiquita
Y le brinda un butaquito:
Siéntese caballerito,
Conversaremos un rato,
Y diciendo todas cuatro
Qué te parece…ese tipo

Vuelve usted al día siguiente
A dar su declaración
Ponga cuidado…atención,
Lo que mi corazón siente…
¿Eso es todo lo que piensa?
Le dicen todas en grito,
Déjese de requisitos
Vaya cogiendo el camino
Y luego así se termina:
Qué te parece… ese tipo.

Cuando se sientan las cuatro
Empiezan a hacer derroche:
¿Verdad que con el de anoche,
Hemos pasado un buen rato?
Si viniera en este instante
A la puerta el pobrecito,
Si viniera un momentico
Tuviéramos distracción
Y diciendo en reunión:
Qué te parece…ese tipo.


Así el joven prosigue
 Haciendo la visita:
Recíbame esta esquelita…
Ella dice: sigue, sigue…
Nunca la pudo entregar
Y al fin se debe alejar
De la casa, el pobrecito,
Después que gastó el tesoro
Y dicen todas en coro
Qué te parece… ese tipo

FUENTE: MADRIZ GALINDO, FERNANDO. Folklorista y costumbrista, nació en Curiepe, Barlovento, el día 30 de mayo de 1927. Es depositario de las más hermosas tradiciones de su pueblo.

Recopilación: Adrián Monasterios. Cronista Oficial del Municipio Bolivariano de Brión.




YO NO LE TEMO A TU FAMA
                             Décima de Narciso Blanco

Prepárate si tu cantas
Aquí en este velorio
Haga sus preparatorios
Y aclare bien la garganta
Porque yo no sé si aguantas
 Y tu memoria te falla
También la apariencia engaña
Y a la vista se te ciega
Pero yo tengo la piedra
Yo no le temo a tu fama


Canto con los cantadores
Con los buenos decimistas
Te lo garantizo ahorita
Porque yo no tengo sabores
Cantando con los mejores
Concentrado mis palabras
Sin tener ningún temor
Hablándote con valor
Yo no le temo a tu fama



Cantadores como tú
Muchos me los he echado al pico
Y te veré en un ratico
En el hueco de un bambú
Tengo toda la virtud
Yo no caigo en tu maraña
 Y no quiero que te vayas
 Pa´ que veas quien soy yo


Si tú viniste dispuesto
A cantar conmigo aquí
Ya te vas a volver a ir
Porque yo no creo en cuento
Yo preparo el argumento
Cada rato en la semana
Con tu cuento no me engañas
Ni tu versación me suena
Pero ya que tú te empeñas
 Yo no le temo a tu fama


YO NO CREO EN BRUJERÍA
Décima de Narciso Blanco

Detesto la marramuncia
No acostumbro este objetivo
Porque como no es mi estilo
Son cosas que no me gustan
Mi conciencia no se ajusta
Para yo hacer fechoría
No me gusta picardía
Eso no acostumbro yo
Porque siempre estoy con Dios
Yo no creo en brujería

Yo no estoy acostumbrado
No tengo esos malos sueños
Ando con el ángel bueno
Que me libra del pecado
No soy malintencionado
El buen santo a mi me guía
Y que la virgen María
 Que me entremeta en su centro
Por todos los cuatro vientos
Yo no creo en brujería


Dios me guarde mis sistemas
Señor todo poderoso
Que me alumbre con sus ojos
Para no verme en problema
Todas mis cosas son buenas
Nada de melancolía
Ni de noche ni de día
Líbrame de todo mal
Sin pecado original
Yo no creo en brujería


Mi nombre siempre lo inclino
En los siete mandamientos
Montado allí en aquel templo
Trabajando a lo divino
Siguiendo por buen camino
Todo resto de mi vida
Y venerando enseguida
Lo que me da la memoria
Y encontrándome en la gloria
Yo no creo en brujería

FUENTE: NARCISO BLANCO, EL GRAN GALÁN (Décimas de Narciso Blanco) Textos de Formación Patrimonial, Colección Patrimonios Vivientes, Fondo Editorial Metropolitano, Alcaldía Metropolitana de Caracas, Caracas, 2006, pp. 93

Recopilación: Adrián Monasterios. Cronista Oficial del Municipio Bolivariano de Brión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada