martes, 22 de marzo de 2011

EL ANTIGUO FERROCARRIL DE CARENERO

EL ANTIGUO FERROCARRIL DE CARENERO

       
“El nombre de Carenero nace de la costumbre de ir allí a carenar los buques del mar Caribe, con la facilidad que para ello les ofrece la tranquilidad y el fondo de ese puerto. No solamente van allí los buques a carenar, sino que en la estación de las tormentas, llamadas vulgarmente “El Cordonazo” se abrigan en aquella espaciosa y mansa bahía, seguros de todo peligro.” De allí nos viene el origen de la palabra Carenero. Es de destacar que este puerto tuvo una época de gran florecimiento llegando a convertirse en uno de los principales embarcaderos de las costas venezolanas. Carenero, conjuntamente con su puerto y su ferrocarril llegó a ser centro de gran empuje económico en una Venezuela eminentemente agrícola. Hasta los muelles de Carenero llegaron barcos de otros países para cargar madera, cacao, café, azúcar, cueros, naranjas y otros productos cosechados en las ricas tierras de Barlovento.
      Carenero está ubicado al norte de Higuerote, Distrito Brión, del Estado Miranda, sobre una gran barra formada por sedimentos del mar, la cual tiende a extenderse hacia el Este y Noreste; sus coordenadas geográficas aproximadas  son: latitud 10º, 32´, 06” N., longitud 66º, 06, 51” W. Felipe Tejera en una de sus obras, “Venezuela Pintoresca e Ilustrada”, nos dice: “ Este puerto llegará en lo porvenir a ser no sólo el gran punto de depósito para el comercio de Oriente, Occidente y Centro de la República, sino eje y nervio de la defensa de las costas y el punto estratégico mas importante del país. Este puerto es bastante capaz, las aguas se hallan completamente muertas, tiene buen fondo y tiene la forma de un sartén cuyo mango viene a ser un canal que lo une con otro puerto exterior. Los españoles, comprendieron la gran importancia  de este punto tanto, tano para la guerra como para el comercio, mandaron fundar allí, en 1818, una población. Un cuerpo de tropas se trasladó allí  y comenzó la obra; mas los acontecimientos políticos de este año obligaron al Gobierno colonial a suspender el trabajo y a reconcentrar aquellas fuerzas en Caracas”. Este (…), plasmado por don Felipe Tejera nos está diciendo de la importancia que tanto estratégica como comercial tuvo el hoy abandonado puerto de Carenero.
      Comienza Don Felipe tejera diciéndonos que “Si el gobierno lo quisiera, Carenero llegaría en poco tiempo a ser una populosa ciudad, pues todo conspira allí, el rápido desenvolvimiento de las artes y de las industria. Magnífico sitio para que pueda extenderse una población inmersa; aguas puras y cristalinas para el abasto de ella; cercanos e inmensos a los días en que abundan las mas  (…) que están convidando (…) emplearlas en todo género (…) construcciones; y puerto excelente (…)  por donde podrían salir (construyendo) una línea férrea hasta Caracas) todas las valiosas producciones del Centro de la República. Desde este punto podría enlazarse el Centro con el Oriente por un camino de hierro de facilísima construcción y poco costoso, que siguiendo casi por la costa, iría a terminar en la boca de Unare que hoy se navega por vapor”.
       Es de destacar que todas esas inspiraciones hechas por  don Felipe Tejera le van  a servir de base a los proyectistas de la construcción del ferrocarril entre Caracas y Carenero. La primigenia idea fue la de lanzar una línea que uniera a la capital de la República con el puerto de carenero. El 25 de noviembre de 1877  miguel Tejer y Rafael F. Seijas, en comunicación  dirigida al general Francisco Linares Alcántara, para la época Presidente de los estados Unidos de Venezuela, le señalan, entre otras cosas, las siguientes ventajas si se construía el Ferrocarril Caracas a Carenero:
1.   Los agricultores tendrían entonces mercado para la venta de sus productos.
2.   Aumento de las propiedades agrícolas.
3.   Brazos necesarios por la facilidad del transporte.
4.   Porque se extendería el cultivo y se sembraría el trigo.
     A estas otras ventajas los autores del proyecto señalaban también la protección real y eficaz a los diez mil propietarios demás importancia en Barlovento.  Así mismo la realización del proyecto contribuiría a aumentar el valor de la propiedad territorial, el establecimiento de institutos de créditos, bancos de emisiones, descuentos e hipotecas, que dieran dinero a bajo interés y a largo plazo. Así mismo los proponentes de ese ferrocarril de Caracas a Carenero manifestaban que esta línea férrea, partiendo de nuestra ciudad capital de Carenero y terminando en el manso Puerto de Carenero dejaba la puerta abierta para recorrer los fértiles valles de Sabana Grande, Chacaíto, Chacao, Petare, Guarenas, Guatire, Capaya y Curiepe.
      En artículo publicado en “La Tribuna Liberal” por Rafael F. Seijas, uno de los autores del citado plan, nos dice que dicho ferrocarril sería también utilizado como vehículo de recreación y al respecto escribe:
“La misma población de Caracas que no tiene como pasar los fastidiosos días de fiesta, concurriría con su dinero a llenar las necesidades de un ferrocarril, pues de  seguro que todas ella se desbordaría los domingos a llenar los trenes,  y los pueblos de Sabana Grande y Chacao, recibirían también grandes beneficios”. Lo escrito por Rafael E. Seijas no deja de tener vigencia. Aquel concepto se ajusta con claridad meridiana a la realidad de hoy. Si nos detenemos brevemente en lo que significa la actual urbe capitalina nos encontramos con que sus habitantes no tienen áreas de recreación y cuando buscan salir hacia el interior del País se encuentran con miles de incomodidades por el deficiente servicio de transporte colectivo.
      La apertura del ferrocarril entre Caracas y Carenero, de acuerdo a los estudio efectuados por los partidarios de dicha construcción, venía a sustituir, para la época, el tráfico hasta Guarenas y Guatire de 150 carros mula, 14 a 16 bueyes; y más de 1800 asnos y mulas. Es de señalar que este tráfico se extendía desde Caracas, pasando por Capaya y Curiepe. A lomo de bestias o arrastrados por las yuntas de bueyes o en carreta, se transportaba en producto de las haciendas de café, cacao y de aproximadamente 4818 conucos.
     El informe de igual Tejera, trabajador de incansable por hacer realidad la construcción de tan importante medio de comunicación (el ferrocarril Caracas – Carenero) señala una serie de datos, que por considerarlos de gran importancia en el plano económico, social y político, nos vemos en la necesidad de señalar en sus en sus aspectos más importantes. Indica Miguel Tejera que, entre Caracas y Barlovento las plantaciones existentes alcanzaban a 456 haciendas de café con 40.000 árboles frutales unas con otras, lo que sumaba unas18.240.000 de plantas, que a un tercio de libra por mata, equivaldría a 60.70 QUINTALES.


      Así mismo, el informe indica que en la región se encontraban 371 haciendas de cacao con 12.000 matas productivas, mas 59 haciendas de café y caña; 178 haciendas de caña; 4818 conucos, agregándosele a lo ya señalado alta producción de almidón, maíz, caraotas y otros productos menores.
     Como dato curioso, para solventar  el problema de la carestía de la carne en Caracas, el problema que por lo visto es muy viejo, el periódico “La Tribuna Liberal” del 11 de septiembre de1877 publicó un editorial y en una de sus partes decía:

“La cuestión carestía de la carne en nuestros mercados de Caracas y La Guaira tendría una solución capital, pues que los ganados que hoy vienen de largas distancias, (teniendo mil dificultades para su escalonamiento en potreros abundantes de pastos, con lo cual se aumenta el precio y se desmejora la carne) vedarían entonces a los llanos de Barcelona, y de ahí bajarían por el Unare hasta Carenero, en una navegación de dos horas, y tomando el ferrocarril estarían en Caracas sin haber sentido ninguna incomodidad…”

      El costo del ferrocarril fue calculado por don Miguel Tejera en la cantidad de 2.500.000 venezolanos, lo que según el mismo Tejera era fácil de pagar, debido a que entre Caracas y Barlovento existía un movimiento comercial de 30.000.000 de kilogramos al año con la posibilidad de incrementarlos con l comercio de importación, exportación y cabotaje por La Guaira, lo cual daría aproximadamente 52.000.000 de kilos, con una renta anual de 780.000 venezolanos y una utilidad líquida estimada en 530.000 venezolanos. Para aquel año se decía que Carenero podía fácilmente, convertirse en el Rotterdam de América.
      Este ferrocarril (el de 1877), fue proyectado por el señor Miguel Tejera y su ejecución estaría a cargo de Félix Rasco. La obra no se realizó, pero estuvo considerada como la más trascendental de cuantas podía acometer la administración del General Alcántara. La Comisión preparatoria (ya que primero la estudió una comisión científica) , para la construcción del ferrocarril Caracas  - Carenero estuvo integrada por los señores Negretti, G. Espino, General Vargas, Doctor Oropeza, General Bolet Peraza, R. Seijas Ruíz, Doctor Fernano Key , Doctor C. Acosta, Saldrson, David Villasmil, General Ayala y otros.
      Va a ser en el mes de mayo del año 1882 cuando se celebra el contrato para la construcción del ferrocarril, no ya de Caracas a Carenero, sino de Carenero hasta “La Española de El Guapo”, comenzándose por la bahía de Carenero. La línea de construcción se extendía por los terrenos bajos y a nivel de la costa marítima hasta Paparo; de allí torcía en dirección occidental por terrenos anegadizos hasta Rio Chico para concluir en San José. Inicialmente la empresa ferrocarrilera fue holandesa, pasando después a manos de los ingleses, siendo sus dueños la sucesión de Víctor Crasus cuando fuera intervenida por Decreto Nº 401 del 27 de enero de1950, en virtud de que su precaria situación económica no le permitía atender debidamente la función que estaba llamada a llenar. Este viejo ferrocarril, eliminado en 1950, recorría las poblaciones de Paparo, san José y Río Chico.
      Para el 27 de junio de 1884, se publica la Ley aprobatoria del contrato celebrado entre el Ministerio de Obras Públicas y el señor Lázaro Puig Ros para la construcción de un ferrocarril desde el Puerto de Carenero hasta  Río Chico. En el artículo se lee:
“Se aprueba el contrato celebrado por el Ministerio de Obras Públicas con el señor Lázaro Puig Ros, para la construcción de una línea férrea desde el Puerto de Carenero hasta Río Chico, tocando en Higuerote, Boca Vieja y San José”.
      Entre las propiedades de la Compañía del Ferrocarril de Carenero se encontrarían entre otras cosas: oficina de doble piso y mirador. Almacén de madera de 225 metros cuadrados de superficie. Terrenos de Carenero, comprados bajo escritura de registro. Muelle de 66 metros de largo. Acueducto de 6000 metros de tubo. Teléfono desde Carenero a Higuerote, línea férrea construida desde Carenero a la Quesera. Rieles en depósito. Maderas, estacones en cantidad para hacer los trabajos del resto de la línea. Hierros, picos, palas machetes, hachas, carretillas de mano, etc. Herramientas de carpintería, estantería. Carbón (mil toneladas). Hierro galvanizado, suficiente cantidad para techar  todos los edificios que tenga menester la compañía.
      En lo referente al material rodante, constaba de dos máquinas locomotoras, dos coches de primera clase, dos locomotoras para segunda clase, diez carros cubiertos para mercancías, cuatro carros descubiertos, cuatro trolis y repuestos indispensables. El ferrocarril efectúa su primer recorrido el 8 de marzo de 1885. Los momentos iniciales del despegue son narrados por Pedro Manrique en reseña publicada en “La Opinión Nacional” del 12 de marzo de 1885 y escrita en Carenero  el día 8 del mismo mes y año. La crónica en cuestión dice:
“A las 8 de a.m. la locomotora “Río Chico” recorrió en 15 minutos el trayecto con dos coches de primera, dos de segunda y dos de tercera y llevando 120 pasajeros”.
      El mismo Pedro Manrique continúa:
“¡Justísimo regocijo! Corren triunfalmente los trenes del ferrocarril, donde quiera se siente de la locomotora, se interrumpe el sueño de la indolencia, se estimula el cuerpo para el trabajo, se eleva el alma a grandes consideraciones y se renuevan los pueblos aletargados como si oyeran la voz del progreso, llamándoles al festín de la civilización”.
        La arrancada de este ferrocarril despertó todo un mundo de admiración en la Venezuela de 1885. Toda la prensa de la época le dedicó a tan significativo evento páginas enteras, donde se exaltaban las tremendas ventajas de la obra en cuestión. Juan Aldrey en su artículo “Viaje a Carenero”, aparecido en el diario “La Opinión Nacional” del 15 de mayo de 1885 dice:
“Gratamente sorprendidos quedamos con el panorama del puerto de Carenero: por la mansedumbre de sus aguas, sus hermosas islas, caños y lagos; facilidad para el fondeo de los vapores cerca del muelle que se ha construido, obra del inteligente señor  Puig Ros; su ferrocarril que empieza desde la entrada del puerto, de modo que , las mercancías y efectos que se cargan y descargan de los buques pueden trasladarse cómodamente y con la mayor economía a los vagones del tren”.
      Ese era el panorama de Carenero para aquel entonces. Con su puerto y su ferrocarril que recorría la mayoría de los poblados importantes de Barlovento. Ese era el Carenero que, con sus muelles y sus rieles ferrocarrileros buscaba acercar, a Orituco, San Rafael, Lezama, La Pascua, es decir, gran parte del llano con una población de más de cien mil habitantes. El ferrocarril que buscaba reducir los fletes y servir de medio de transporte de cueros, palos de mora, maderas, cacao, café, frutos menores y pasajeros. Ese Carenero tuvo sus grandes momentos. Carenero fue punto de partida del progreso económico y social de Barlovento. A través del puerto y del ferrocarril, se colocaron los pilares fundamentales de la transformación en una Venezuela que se había quedado rezagada.   
  BIBLIOGRAFIA Y HEMEROGRAFIA   
1.   “Diccionario histórico, Geográfico, Estadístico y Biográfico del Estado Miranda” por Telasco A. Macpherson.
2.   “Ferrocarril de Carenero” (prospecto)
3.   “Ferrocarril de Carenero”. Colección de Artículos publicados en “La Tribuna Liberal” sobre la conveniencia de construir ese ferrocarril.1877
4.   “Revista Técnica el Ministerio de Obras Públicas”. Enero de 1914. Nº 37
5.   “Monografía sobre Higuerote”. Contramaestre Torres, Alberto.
6.   “La Opinión Nacional”. Enero – Febrero – Marzo – Abril de 1885.
      El artículo anterior fue escrito, por: Jesús María Sánchez, en la revista LINEAS, Nº 255, 1978, Gerencia Ejecutiva de Relaciones Industriales y Servicios Administrativos para el personal de la C.A. La Electricidad de Caracas – C.A. Luz Eléctrica de Venezuela. 
  Recomendamos, adicionalmente la tesis de Grado para Optar  al Título de Licenciadas en Historia, elaboradas por JUNY CHELESKA NUÑEZ  RONDON  y  GELERT ADRIANA MARICRUZ  GONZALEZ MARTINEZ, obra realizada en 13 TOMOS y se titula INDICE PARA EL ESTUDIO DEL FERROCARRIL DE CARENERO, 1997, Escuela de Historia de la UCV.
 Recopilación de Adrián Monasterios. Cronista Oficial del Municipio Brión. 

9 comentarios:

  1. en que año dejo de circular el ferrocarril a carenero cuales fueron los motivos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en 1950...debido a la situacion economica del momento, ya no cumplia en si con sus funciones de abastecer a la poblacion, de cacao cafe azucar y otos.

      Eliminar
  2. que lindo es nuestra region de barlovento,su paisaje, su cultura, su antepasado un sin fin de experencia con hecho que si no lo cuentan jamas me hubiera imaginado que en mi costa llego haber un ferrocarril,que bueno que aun existan persona que cuenten y defiendan su patrimonio.

    ResponderEliminar
  3. La delincuencia asesina a espantado a la gente de esta region.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Porque la juventud de hoy dia no averigua un poco mas de este ferrocarril y quizas se pueda instalar uno que sea turistico y asi aumentar las posibilidades de trabajo en esta zona tan abandonada, animense muchachos

    ResponderEliminar
  6. ME ENCANTA TODA LA INFO QUE DAN AL MUNDO SOBRE EL HERMOSO BARLOVENTO

    ResponderEliminar
  7. Excelente información. Gracias por difundirla.

    ResponderEliminar